Updated: June 21, 2021

Señales de Problemas en un Sistema Séptico

20 de septiembre de 2018, por Andy Lazur, Extensión de la Universidad de Maryland

¿Alguna vez ha pensado en su sistema séptico y si está funcionando como debería? La mayoría de la gente simplemente usa el inodoro, tira la cadena y lo olvida. Pero, al igual que su sistema de calefacción y aire acondicionado, si no lo mantiene, fallará, lo que provocará costosas reparaciones. Su sistema séptico es quizás el aparato más importante y costoso de su hogar. Pero los problemas con un sistema séptico pueden ser un shock no solo para su chequera, ¡sino también para sus sentidos!

Algunas de las pistas más ofensivas de que su sistema séptico está fallando incluyen las aguas residuales que regresan a su casa, los malos olores de aguas residuales y las áreas húmedas y esponjosas cerca de su tanque o campo de drenaje (a veces acompañadas de un crecimiento excesivo de vegetación). La peor señal posible de problemas es si un miembro de la familia o un invitado experimenta un trastorno intestinal. Las señales de advertencia menos desagradables incluyen lavabos con drenaje lento y, posiblemente, advertencias de alarma si tiene un sistema de tratamiento avanzado (como una unidad BAT). Todas estas señales indican que su tanque se está sobrellenando y su campo de drenaje está obstruido, lo que hace que los desagües se acumulen y haya zonas inundadas en su jardín.

Pero más importante aún es que todas estas situaciones son un peligro para su salud y requieren de atención inmediata. Si observa cualquiera de estos problemas, debe comunicarse con la oficina de salud ambiental de su condado local y con un profesional de sistemas sépticos para identificar qué está causando la falla y discutir una solución.

Como ocurre con la mayoría de las cosas, es mejor evitar los problemas desde el principio. Nuestra recomendación más importante para el mantenimiento séptico es bombear su tanque cada tres a cinco años, a veces más, dependiendo del tamaño de su tanque y de la cantidad de personas que viven en su casa. También le recomendamos que siga estas sencillas prácticas de mantenimiento:

• Use el agua de manera eficiente: espacie las duchas, la ropa y el lavado de platos; y arregle inodoros y lavabos que goteen.

• Utilice limpiadores ecológicos: los productos químicos domésticos convencionales (limpiadores, pinturas, etc.) pueden matar las bacterias beneficiosas de su sistema.

• Dirija el drenaje de agua de lluvia y el agua de la bañera (de hidromasaje) lejos del tanque y del campo de drenaje.

• No use un triturador de basura.

• No arroje al inodoro ningún producto que no sea papel higiénico.

Si tiene un pozo y su sistema séptico ha fallado, las aguas residuales podrían estar contaminando su agua potable, lo que podría causar problemas gastrointestinales entre los miembros de la familia e invitados. Si le preocupa la calidad de su agua potable, consulte con un laboratorio certificado por el estado para analizar el agua de su pozo en busca de bacterias y nitratos; le recomendamos que lo haga anualmente de todos modos.

El mantenimiento de su sistema séptico no solo protegerá la salud de su familia, sino que con prestarle un poco de atención a su sistema también contribuirá en gran medida a mantenerlo operativo y duradero durante muchos años.